937823432 [email protected]

El coach nunca debe pretender conocer a su cliente. No debe psico-analizarlo con el fin de encasillarlo, y mucho menos juzgarlo, es decir, estar a favor o en contra de una idea pre-concebida sobre su cliente.

El cliente, en el coaching que practico, es un Misterio y así debe permanecer. Es un Ser Humano provisto de una Inteligencia, una capacidad de Amar y de Crear insondables. Ninguna mente humana (por más experta en psicología que sea) puede concebir el potencial de un Ser Humano. El cliente es como una obra de arte viva y en constante mutación, y NO es como un rompecabezas que hay que resolver (como probablemente trataría un psicólogo).

“El misterio es la cosa mas bella que podemos experimentar. Es la esencia de todo arte y ciencia verdaderos”. A.Einstein

El cliente en el coaching es un Ser Rico, lleno de recursos, único, irrepetible, y por lo tanto incomparable. Juzgar al cliente es el peor error que puede cometer un coach, pues cuando lo juzgas dejas de ver al Ser Humano que tienes delante y en su lugar ves una “etiqueta” (tu juicio) que frena el crecimiento del cliente.

Uno de los mayores secretos de la práctica profesional del coach es VER a su cliente en su Grandeza, como un SER Autorrealizado. Lo que ocurre en la conciencia del coach con su cliente se manifiesta en la vida de su cliente. Pues en Verdad sólo hay Una Conciencia. Por eso, si analizas a tu cliente lo estás etiquetando, lo estás limitando, le estás robando potencial.

Si quieres saber como lo hago para mantener durante toda la sesión mi enfoque en la Grandeza de mi cliente, clica en uno de los 3 botones:

[WP Viral Attack=”4″ ]

 

Juzgar es sentenciar dejar de expandirte

Además, cualquier juicio es siempre subjetivo (y por lo tanto, es un reflejo de la mente del coach), es incompleto (no muestra los infinitos matices que Es el cliente), y siempre es superficial (la mente no puede ver ni comprender las dimensiones no visibles del cliente).

Este vídeo ilustra muy bien lo dicho.

El coach debe apoyarse mucho en la “curiosidad” para ir revelando Quién Es su cliente. Hay que tener la curiosidad que tiene un niño de 4 años, que todo lo pregunta pues nada sabe y no da nada por supuesto. Así de inocentes debemos acercarnos al mundo (Misterio) de nuestro cliente. Eso permite a nuestro cliente responder de forma libre y no condicionada por expectativas del coach (la contra parte del “juicio”).

Entonces, no es posible combinar el coaching y herramientas de auto-conocimiento tradicionales como la Evaluación 360º, DISC o MBTI, o no convencionales como el Sistema de Diseño Humano o un test de los colores?

Por supuesto que es posible pero siempre hay que tomar la precaución de “no confundir el mapa con la Realidad”, no hay que olvidar que el cliente es un Misterio, y que con la curiosidad, la intuición y la escucha profunda (habilidades que se aprenden en coaching co-activo) podemos descubrir mucho más  que con las cualquier herramienta que se basa en conceptos (etiquetas) mentales. Si el coach utiliza alguna de estas herramientas, debe también tener un gran dominio de su mente (lo que en coaching co-activo se llama “auto-control”) para no proyectar sobre el cliente sus propias ideas o conclusiones. Si no se tiene ese auto-control o no se desarrolla la curiosidad o la intuición en un cierto grado, el coach está limitando el crecimiento de su cliente.