Muchos clientes me vienen por falta de “confianza en sí mismos”.

Y el coaching les ayuda de varias maneras. Les ayuda a coger confianza por ejemplo cuando aprenden a conocerse un poco mejor y se dan cuenta de dónde vienen y dónde están. Cuando cogen perspectiva de su vida y empiezan a trazar un camino nuevo que les ilusiona. Pero la confianza se consigue al “andar”, cuando das un paso más allá de lo que crees posible. Con la ayuda del coaching logramos que te arriesgues un poco más y sigas los impulsos de tu corazón.

Por eso, a ti que buscas confianza en ti mismo te digo:

Arriésgate pues la vida está para tomársela como un juego, no como algo serio.

Explora qué hay más allá de tus límites (tus miedos!), pues allí se encuentra tu potencial.

Si no has logrado tu potencial, significa que no te has arriesgado lo suficiente.

Date la oportunidad de equivocarte más.

Y aprende. Eso te generará confianza para avanzar un paso más.

La vida es un largo camino. El siguiente paso está siempre disponible delante de tus ojos. El destino final, no.

Acepta que la vida puede sorprenderte en cada esquina de tu viaje. Forma parte de las reglas de este Juego.

Tu haz cada paso bien hecho, y atrévete a ir por caminos nuevos que abran un poco más tu corazón.

Poco a poco, con cada paso, vas forjando tu confianza en ti mismo.

Que no te importe equivocarte. Que no te importe estar vivo. Vive y no le tengas miedo a tu miedo.