Verdadero o Falso: Cuanta más importancia le des a algo, más problemas surgirán con ese algo

Cuando un cliente me cuenta su problema, porqué crees que es un problema para él y no para mi?

Por que él le da importancia y yo no.

Piénsalo.

La diferencia entre algo que es un problema y otra cosa que no lo es, es el grado de importancia que le atribuyes. Pero hay algo más curioso y que a menudo se nos pasa por alto. Y es esto:

El problema aparece cuando le das demasiada importancia a algo.

Si te apegas a un resultado, si tu vida depende de algo, si le prestas demasiada atención a tu deseo…entonces, querido, surgen dificultades, surgen resistencias, surgen problemas. Si por el contrario, te tomas las cosas con filosofía, si anticipar un “fracaso” no te deja mal sabor de boca, si no depositas tu felicidad presente a la consecución de tus objetivos, entonces atraerás lo mejor de la vida, y muy probablemente conseguirás lo que te proponías.

 

La sobre-valoración o la subestimación de la realidad crea el problema.

Para mi, el coach, nada de lo que mi cliente me cuenta es un problema. Lo veo sin darle importancia. No estoy apegado a ningún resultado. No le presto tampoco demasiada atención al problema. Simplemente presto atención al cliente y a su actitud, pues ahí está la causa de su malestar. Si el cliente fuera capaz de ver las cosas con el mismo desapego que el coach, el problema se esfumaría en un segundo. Y de eso se trata el coaching: de ayudar al cliente a tomar distancia de su problema, y a percibirlo desde un ángulo donde la importancia se suelta, se relativiza y se reduce.

La llave a la solución de tu problema es por lo tanto quitarle importancia a ese problema.

 

Y te preguntarás si hay alguna fórmula para dejar de dar importancia a aquello que tanto deseamos…

Sí la hay.  Una que funciona muy bien es el sentido del humor. Ríete de ti mismo.

Otra fórmula consiste  en hacerse una serie de preguntas…

Coge tu problema. Siéntelo. Siente el malestar que te causa pensar en ello. Y luego pregúntate:

ESTOY DISPUESTO A SOLTAR LA IMPORTANCIA QUE LE DOY AL PROBLEMA?

Si la respuesta es no, pregúntate: Y qué me impide SOLTAR la importancia que le doy al problema?

Y escucha tu intuición. Sé honesto y escucha la respuesta. Y a continuación pregúntate: “Estoy dispuesto a soltar la importancia de eso” (eso que impide soltar la importancia que doy al problema”)? Y hazte este tipo de preguntas hasta que estés listo para soltar la importancia…

Y luego: “ESTOY DISPUESTO A SOLTAR LA IMPORTANCIA AHORA?”

Si es que “no”, pregúntate que te lo impide….y sigue con este juego de preguntas.

Al final notarás que la importancia se ha reducido, y verás que tu problema se ha hecho pequeño. De hecho, notarás que el problema se ha esfumado. Por arte de magia, aquello que tanto te preocupaba, ahora ya no te roba energía. Si viene bien, si no viene, también.

Quien espera, desespera

Habrás oído este dicho. Si esperas algo con mucha obsesión, te impacientas. Y cuando te impacientas, aquello que quieres o tarda mucho o surge algún problema que lo retrasa y hace imposible que te llegue.

Es la ley de “murphy”. Y tiene una lógica…

Para el Universo todo tiene la misma importancia. Todo tiene importancia cero. Sí, cero. O si lo prefieres, todo tiene importancia infinita. Para el Universo nada es importante y todo lo es. Para el Universo, todo es Uno. Es igual de importante la punta de un pelo de un ratón, que la casa que te has comprado, que el nacimiento de una estrella, que la muerte de una ballena. Todo tiene la misma importancia. Todo es Uno (de ahí que le llamemos “Uni-verso”).

Qué pequeños son nuestros problemas para el Universo

Así pues, cuando tu le das más importancia a algo que a otra cosa, estás creando un desequilibro en el Universo. Estás contradiciendo al Universo. El Universo te mira a ti (con tu obsesión por algo) y mira al resto de cosas y “piensa” que estás desequilibrado, que has perdido el juicio. Entonces qué hace el Universo que es Inteligente, y siempre busca el equilibrio? Te da aquello que para ti es tan importante? Hará que tu deseo se haga realidad? Piensalo…

Si el Universo te diera la razón, habría más millonarios, menos pobres, más felicidad…

Si el Universo intentara darte todo aquello que tanto deseas, el mundo sería otro.

El Universo lo que hace es intentar hacerte entrar en razón. Ha notado que te has excedido dando importancia excesiva a algo que no la tiene, y lo que intenta hacer es QUITARTE esa idea excesiva de tu mente. Intenta ponerte problemas para conseguir aquello a lo que te has apegado. Intenta ponerte trabas para que SUELTES esa idea. Quiere que te des cuenta que tu falta de juicio te pone en peligro. El Universo te está mostrando problemas para que te des cuenta que “los problemas te los has creado tu”. El problema es haber juzgado algo como más importante de lo que realmente es. Ese desequilibrio lo has creado tu, y el Universo te lo reflejará para que renuncies a ese tipo de expectativas.

 Cómo conseguir lo que quiero si no le doy importancia

Eligiendo ver todas las cosas con la misma importancia. Todo es importante. O nada lo es. Elige la versión que más te guste.

Pero no hagas distinciones, no pongas excesivo apego a aquello que persigues.

No le des tanta importancia al secador

Por ejemplo, si estás en el paro y quieres encontrar un trabajo, antes de empezar a buscar trabajo te sugiero que sueltes la idea de tu mente que “sin trabajo no soy nadie” o que “sin trabajo me moriré” o “sin trabajo no se puede vivir”. Todo este tipo de ideas crean una excesiva importancia a encontrar trabajo. Y ya sabes que eso no es así para el Universo, y si sigues emitiendo esos pensamientos con esa carga emocional tan excesiva, el Universo te mantendrá sin trabajo. Lo correcto sería pensar “existe un trabajo para mi en este Universo”, “soy alguien único y merezco mi lugar”, “estoy abierto a aportar mi granito de creatividad y amor a esta sociedad”, “en cualquier momento el Universo me presentará una oportunidad correcta para mi”. Y ponerte en marcha a buscar trabajo. Pero siempre con ese tipo de pensamientos y con Fe.

Cómo afrontar los problemas?

Y si viene algún obstáculo, no le des importancia y sortéalo como el agua, sin ofrecer resistencia. Pero mantén firme el timón, es decir, debes elegir hacia dónde quieres ir y con qué actitud quieres ir. Y confía en la vida. Y repito: sortea los obstáculos como el agua, sin oponerte a ellos porque si te opones o luchas contra ellos, le estás dando demasiada importancia y crearás nuevos y peores problemas! Para sortear un obstáculo debes aprender a renunciar que tu mente quiera tener el control. Debes mantenerte más en sintonía con el corazón y ser un poco más “observador imparcial” de la corriente de tu vida. Y presta atención a las “señales” de la Vida…

Fluye como el agua por el lado de la menor resistencia

Y estate abierto a cualquier tipo de oportunidad. Porque si empiezas a rechazar oportunidades estás diciéndole al Universo que no quieres trabajo. Y eso es lo que tendrás (falta de trabajo).

Recuerda que para el Universo todos los trabajos son iguales. Lo que es distinto es tu actitud hacia ellos. Intenta ver cada oportunidad como un regalo, como una forma de expresar tu creatividad y amor. Todo tiene su lado bueno si le pones la actitud correcta, hasta el trabajo más “miserable” (si se puede hacer ese tipo de distinciones – que para el Universo no existen).

Así pues, y siguiendo con el ejemplo, si vas a buscar trabajo, no te tomes el asunto tan en serio. No te prepares para la entrevista hasta el punto que empieces a dudar de ti y tus capacidades. Pone un poco de humor al asunto, ves a la entrevista con algo más de ligereza, no trates de mostrarte “don perfecto”, muéstrate más vulnerable y confía en que el Universo tiene un trabajo para ti si respetas sus reglas de juego. La regla principal de este Universo es: JUEGA, no te lo tomes en serio. Suelta las ganas de ganar; renuncia a ganar; se trata de un simple juego. Y estate abierto a lo mejor. El Universo premia a los que menos se lo esperan. El Universo es generoso con los que nada esperan. Si esperas mucho, desesperas. Si esperas demasiado, le estás contando al Universo que no confías y que te falta demasiado, y por eso te seguirá faltando. No le des tanta importancia a lo que deseas. Quita importancia a tus problemas antes de querer resolverlos. Recuerda: un problema es un problema porque le has dado demasiada importancia.