Si tuviera que elegir una filosofía de vida, unos principios que me guiaran, elegiría: Verdad, Simplicidad y Amor.

Sí, estos tres resumen lo que más quiero en mi vida.

Quiero Verdad.

No quiero vivir de espaldas a la Realidad. No quiero engañarme. Quiero ver con claridad. Quiero aprender. Quiero Conocer. Quiero descubrir el Misterio de esta Vida. Quiero solo la Verdad. No quiero maquillar nada. Quiero verlo todo tal y como es.

Quiero Simplicidad.

Quiero que mi vida sea Simple. Nada compleja. Llana. Fácil. Dos más dos son cuatro. Lo simple es bello. Lo simple se capta sin tener que pensar. Lo simple es Evidente, puro, cristalino. No quiero complicaciones, quiero tranquilidad. Quiero menos excesos, quiero más equilibrio. Quiero lo Justo. Quiero el Cielo y la Tierra, ambos. No quiero tener que elegir. Quiero un atardecer. No quiero una noche, ni tampoco quiero una mañana. Quiero el término medio. Simple.

Quiero Amor.

Quiero expandir mi Ser. Quiero abrazar la Vida, sentirme Unido a todo lo creado. Quiero Ser un reflejo perfecto de eso que algunos llaman Dios. Quiero fundirme con la Existencia. Quiero desaparecer en el Vacío. Quiero la Bendición del Padre y de la Madre. Quiero que reine la Paz, la Unidad y la Armonía.

Si tengo todo esto, lo tengo todo.

No necesito riquezas, ni éxito, ni salud, ni trabajo, ni diversión, ni poder ni fama…

Verdad, Simplicidad y Amor son principios Elevados. Apuntan muy alto. Son para inspirarme. Son casi inalcanzables para que así tenga algo por lo cual seguir trabajando. Son como un horizonte que cuanto más te acercas ves que todavía está lejos. Estos principios no tienen principio ni tienen fin. Son Eternos.

Estos principios no son nuevos, han estado disponibles desde el origen de los tiempos. Pero fue Babaji, un Maestro de Maestros quien me hizo consciente de su importancia. Y a ti, qué principios te guían?